Saltar al contenido

Perros Gigantes

San Bernardo


En este grupo están las razas que, debido a sus proporciones físicas, van a necesitar mucho espacio, ejercicio y grandes porciones de comidas, así como un buen adiestramiento. Se denominan así las razas cuyo peso se encuentra entre 50 y 80 Kgs. y en torno a los 70/80 cm. de alzada.

Destacados por su imponente presencia, las razas de perros gigantes forman parte del grupo de canes que tienen proclividad a la protección de áreas y personas. Es parte de su naturaleza. Aunque no sean entrenados con este fin, lo hacen por instinto.

En las próximas líneas se propondrá información relativa a sus características predominantes, variantes de salud y de crianza, para comprender una especie tan robusta y a la vez voluble en áreas que serán especificadas.

Aspectos físicos y mentales de las razas de perros gigantes

Su apariencia imponente los convirtió, desde un principio, en los animales más propicios de la aristocracia. Obviamente, esta tentativa no fue remitida de forma directa, sino que su principal actividad era como perros de protección y pastoreo. Su peso es impresionante. Alcanza la cifra mediana de 50 a 80 kg. Sobre su altura la proporción es de hasta 80 cm.

Contrario a lo que se supondría de canes de tal proporción, pueden ser amables. Por supuesto, el comportamiento de este perro varía según el ejemplar y la crianza. Hay quienes son hiperactivos, desconfiados, tranquilos y agresivos. Con una adecuada educación pueden moldearse a la perfección. Invariablemente de lo complejo que puedan ser en relatividad a sus variaciones temperamentales, tienen como virtud inherente características de fidelidad y amor.

No se recomienda que habiten en espacios de tamaño reducido. Mientras más extensas sean las zonas donde se dejen, más favorable aún. Procurarán de un área donde puedan protegerse ante las variaciones del tiempo en las que imperaría las altas temperaturas y el sol.  

Alimentación

Cada raza de los perros gigantes, al disponer de necesidades fisiológicas diferentes, son proclive a reclamar de alimentos –en cantidad y tipo- que cubran la necesidad de consumo alimenticio.

Tienes que evitar el sedentarismo y la sobrealimentación excesiva ya que puede producir la obesidad. Cada alimento comercializado por empresas conscientes de propiciar la información pertinente a los nutrientes -generalmente, es así. Las excepciones son en casos donde se adquieren al detal-.

Aún desde cachorros deberás escoger una alimentación orientada a razas gigantes. En cualquier caso, se recomienda considerar el factor común en la alimentación de estos canes. El precio siempre será superior en contrapartida a grupos de razas más pequeñas.

Documéntate sobre los ingredientes y la composición de los productos que has decidido escoger. A medida que la aportación proteica del alimento y los nutrientes son demasiado equilibrados, la cantidad de comida a ingerir será inferior.

El azúcar, cantidad de grasa, frescuras del producto, productos de relleno, subproductos, calidad de la proteína, origen de las materias primas y factores que consideramos en nuestra alimentación son también precisos de comprender dentro de la alimentación de estos canes.

Es importante considerar que los perros gigantes son proclives a desarrollar problemas articulares por motivos de masa ósea y peso. Es necesario realizar visitas periódicas al veterinario para que brinde recomendaciones personalizadas sobre cómo prevenir los problemas de articulaciones.

Otro importante aspecto que debe tenerse sobre los perros gigantes es que su expectativa de vida es inferior.

Importancia de la crianza orientada a la socialización de las razas de perros gigantes

Las razas de perros gigantes, similar al resto de grupo de perros, entre las 3 y 12 semanas de existencia pasan por el periodo denominado ‘Etapa de Sociabilización’. Su inclinación lo lleva a establecer vínculos con especies animales y humanos.

Es imprescindible que se aproveche este período para mezclarlos con distintos estímulos para que cada situación en la que son expuestos puedan interpretarse de forma positiva.

La falta de socialización en este período de tiempo únicamente ocasionaría inconvenientes temperamentales a largo plazo. A pesar de ser proclives a mantener una correcta relación con quienes les rodean, cuando son expuestos a situaciones adversas se muestran agresivos, temerosos e inseguros. La reacción, en sí, dependerá del estímulo que logre activarla en un momento dado.

Las visitas a la peluquería y veterinario serán más sencillas si se lleva a cabo el procedimiento de crianza manera adecuada. En el momento que el cachorro de raza de perro gigante es expuesto a una situación novedosa, se debe controlar el proceso. Es la única manera de evitar inconvenientes a largo plazo que derivarían de asociaciones inadecuadas. 

Las personas que se acerquen tienen que hacerlo de forma amable, evitando los movimientos bruscos. En ningún momento se debe imponer el proceso de socialización, siempre se tiene que contar con la colaboración del can.

Como estrategia para maximizar la incursión a los esquemas sociales de estos canes, puedes usar los paseos. Los parques con perros deben ser evitados. En ningún caso permitas que juegue con animales de los que desconoces su estado de salud, puesto podrían contagiarse. El proceso debe ser de menos a más. Por lo tanto, evita que sea introducido en grupos grande de perros si no han sido socializados con los pequeños.